Publicidad

¿Cómo son los seguros de vida de las celebridades? ,5 casos concretos

En el binomio celebridad y póliza de seguro solemos encontrar algunas de las extravagancias más curiosas del mundo del aseguramiento, pólizas en algunos casos que resultan increíbles o cuando menos nos sorprenden por sus importes o los bienes que protegen. Lo que ya no resulta tan común es detenerlos en comprobar cómo funcionan realmente estos seguros cuando es necesario. Vamos a repasar precisamente cinco casos en los que los seguros de vida de las celebridades tuvieron que hacer efectiva su cobertura ante el fallecimiento de las celebridades aseguradas.

Y es que las celebridades no son inmunes en absoluto a la tragedia, la muerte de actores a edades muy tempranas es sin duda una muestra de ello. Generalmente, desde el punto de vista del aseguramiento, las celebridades en Estados Unidos (aunque por supuesto también al resto del mundo en escalas a veces menores) poseen coberturas aseguradoras realmente especiales, bien por la contratación personal de las mismas, o, por la influencia de los propios estudios de cine que realizan seguros de vida sobre sus estrellas bien durante rodajes parciales, o incluso durante la duración de un contrato.

Seguros celebridades

¿Quieres conocer algunos de los seguros más extraños del mundo? en este post te los mostramos

Y es que a pesar de una imagen en la que, como es comprensible, destaca Mariah Carey al asegurase sus piernas por 1.ooo millones de dólares cuando realizó una campaña publicitaria para Gillete o que Madonna asegure sus pechos en 2 millones de dólares, lo cierto es que lo verdaderamente extendido son seguros de vida de alto nivel. Vamos a repasar los que se consideran los cinco mayores pagos de seguros de vida de celebridades en Estados Unidos.

whitney houstonWhitney Houston

Realmente vamos a comenzar por lo opuesto. Es decir,  lo ocurrido tras la muerte de una celebridad de la que se podría esperar una compensación multimillonaria por su seguro de vida. Tras el fallecimiento de Whitney Houston sus cuentas bancarias en conjunto no alcanzaban los $30,000, una cifra que para alguien que facturó más de 170 millones de discos realmente era calderilla. Lo que sí acumulaba la cantante era una deuda importante, más de 4 millones. Tras su muerte entró en juego el seguro de vida de la diva, pero, sin embargo, este seguro apenas superaba los $300,000; una cantidad que a nosotros puede parecernos elevada, pero que en el rango financiero de una celebridad con semejantes dudas obviamente no es nada.

michael jacksonMichael Jackson

El rey del pop no tenía problemas de liquidez, o al menos no los tenía de manera declarada. Era muy famoso por gastar de manera alocada su fortuna, pero, sin embargo, sus ingresos multimillonarios le habían permitido compensar estos gastos, lo que, junto a una gestión realmente buena de parte de sus activos, le sitúa en una posición muy cómoda. A pesar de ese aspecto de alejamiento de la realidad que siempre mantuvo, era lo suficientemente previsor como para tener un buen seguro de vida. Tras su fallecimiento se puso en marcha la póliza de cobertura por valor de 3 millones de dólares, que, sin embargo, a priori resultaba poco para lo que el potencial del artista suponía, pero también para los 20 millones de dólares que supuestamente eran la cantidad asegurada.

Realmente todo responde a una maniobra de los administradores de las últimas voluntades del cantante debido a la posibilidad de entrar en litigio por la compañía aseguradora en caso que durante la autopsia se encontrarán drogas en el cuerpo del artista, por lo que antes de la misma establecieron una negociación por la que aceptaban los 3 millones de dólares en lugar de los 20 asegurados.

DaleDale Earnhardt

En febrero del año 2001 fallecía el que se consideraba uno de los mejores pilotos de NASCAR de todos los tiempos. Además del impacto mediático que este fallecimiento provocó, que supuso un terremoto dentro de la organización de estas carreras que modificaron las medidas de seguridad de manera muy importante posteriormente, se abrió un periodo de enfrentamiento para tratar de cobrar el seguro de vida del fallecido.

La viuda del piloto intentó reclamar el pago de un seguro de vida de 3.7 millones de dólares, sin embargo, al principio esta indemnización se le negó. El equipo para el que el piloto corría tenía un acuerdo establecido incluso superior por el cual si Earnhardt falleciera su esposa percibiría hasta 7 millones de dólares. La compañía aseguradora se negó a pagar, pero, sin embargo, llevado a los tribunales, fue el equipo quién  que ganó y la póliza abonada.

 

heat ledgerHeath Ledger

En el fallecimiento de este actor encontramos varios ingredientes que, desafortunadamente, no son muy ajenos a los seguros de vida de las celebridades cuando estas acaban sus días envueltos en una tragedia. En este caso, el actor poseía una póliza de 10 millones de dólares de cobertura por seguro de vida, sin embargo, tras su fallecimiento por sobredosis accidental, la aseguradora tomó la postura de negar el pago del monto total de lo asegurado basándose en la posibilidad de un fallecimiento por suicidio.

Se llegó posteriormente a un acuerdo entre la aseguradora y los representantes de los beneficiarios (su hija) por un importe que se desconoce pero desde luego lejano a los 10 millones de dólares.

paul-walkerPaul Walker

Además de las cuestiones personales, incluyendo una batalla legal entre la familia del fallecido actor por su herencia, desde el punto de vista de los seguros lo relevante tras la repentina muerte del protagonista de la saga Fast and Furious tiene que ver con la compañía cinematográfica para la que estaba rodando la séptima entrega de la sala en el momento de su fallecimiento.

Para la compañía, y para la película, el efecto de la muerte del actor en plena época de rodaje suponía desde luego un choque emocional serio, pero también una debacle económica, ya que Walker era uno de los dos emblemas de la película y ya se encontraba avanzado el rodaje, atascando cualquier posible solución inicial.

 Resulta evidente que la compañía (Universal) poseía un seguro de vida en compensación a los costes de la sustitución del actor, sin embargo, como ocurre en estos casos, no hay un acuerdo claro entre aseguradora y compañía cinematográfica. La póliza cubre los costos asociados al reemplazo del actor en la película, sin embargo, tras el fallecimiento de éste, el presupuesto se ha disparado de manera espectacular, superando los 250 millones de dólares. En cualquier caso, la presencia de la compañía de efectos digitales que se encargó de cubrir la ausencia del actor a través de la magia de revivirlo virtualmente, ha generado, lo que en círculos aseguradores estadounidenses se considera el mayor pago hasta el momento por un seguro de vida, cuantificado alrededor de 50 millones de dólares.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *