Publicidad

Ahorrar en el seguro de coche

El seguro de coche es un producto que puede variar mucho en el precio de sus polizas. Veamos cómo ahorrar en el seguro del coche.

seguro de coches

Los seguros de coche son una de esas herramientas aseguradoras con las que convivimos habitualmente y a los que, por tanto, con mayor facilidad olvidamos revisar cada cierto tiempo o buscar opciones más adecuadas para nuestro bolsillo.

Sin embargo, no sólo es posible ahorrar en estos seguros, también resulta saludable cada cierto tiempo realizar comparativas y encontrar posibles ofertas que mejoren lo que ya tenemos.

Cómo empezar a buscar ahorro en el seguro de coche

En primer lugar debemos tener claro que existen factores que influyen en el precio de nuestros seguros. Estos factores obviamente no son los mismos para todas las personas, es decir no influyen de la misma manera pero siempre van a tener una influencia directa en general.

La edad, los antecedentes en siniestralidad y, desafortunadamente, el sexo, son factores clave a la hora de la valoración de las pólizas y van a influir mucho en los cálculos de las primas de nuestros seguros. Esto es así porque las compañías aseguradoras elaboran sus primas en función de los niveles de riesgo que entienden que asumen, niveles de riesgo que se basan en diferentes elementos, entre ellos los tres que hemos citado como principales.

También cuestiones como los años de carnet, el tipo de vehículo y el uso del mismo, son elementos que van a influir en el precio de tu seguro de coche. Por tanto, antes de realizar ninguna comparativa o búsqueda de seguro debes situarte bien en lo que supone tu perfil ante el mercado asegurador.

Descubre en este post tres seguros que necesitas y otros tres que no necesitas

CONTRATAR SEGUROS DE COCHES

¿A todo riesgo o a terceros?

Una de las principales dudas a la hora de contratar tu primer seguro de coche va a ser, sin duda, si contratar un seguro a todo  riesgo o un seguro a terceros. Esta duda, probablemente, vaya acompañante durante prácticamente toda la vida, máxime cuando los seguros a todo riesgo se han vuelto mucho más flexibles y es fácil contratar coberturas que se añadan formando unos seguros muy personalizables.

En cualquier caso, incluso en un momento en el que los precios de los seguros a terceros se han rebajado,  también lo han hecho los precios de los seguros a todo riesgo, estos últimos siguen siendo siempre más caros. Es decir, dentro de esa decisión inicial, debemos contar siempre con que el coste del seguro a todo riesgo es superior. Esto no significa que en ocasiones no pueda llegar a ser más interesante contratar un todo a riesgo que un seguro a terceros.

Ten en cuenta que un coche asegurado a todo riesgo  toma ante el mismo siniestro total de un vehículo un valor diferente ya que el valor que la aseguradora toma para el cálculo de la indemnización en el seguro a todo riesgo es el denominado valor venal que siempre es inferior al valor de mercado del mismo vehículo. El valor venal es el que se le supone al vehículo en el momento del accidente, obviamente, a medida que pasan los años el valor venal del vehículo va descendiendo.

Lo anterior es un buen ejemplo de cómo hay que tener en cuenta también la edad del vehículo antes de elegir un seguro, pero, también de cómo no siempre la elección un todo riesgo puede compensar de manera completa el aumento de una póliza aseguradora.

En este sentido, aunque hay posturas diferentes parece que lo adecuado sería que un seguro a todo riesgo se identifique más con vehículos nuevos, hasta el tercer o cuarto año de vida del vehículo, con conductores de una cierta edad y con un buen historial, es decir, con pocos o ningún parte de siniestro previos.

Obviamente a partir de aquí la decisión tiene mucho que ver con el tipo de conductor que seas y el tipo de seguro que estés dispuesto a pagar. Sin embargo, sobre todo para los primeros años de vida de un vehículo, contemplar el seguro a todo riesgo puede ser una opción interesante.

La relación entre precios y coberturas

La tendencia es que antes de contratar un seguro valoremos siempre su precio. Esto tiene que ver desde luego con el tipo de seguro del que estamos hablando, un seguro obligatorio. Por tanto, llega un momento en el que dejamos de considerar al seguro de coche como una herramienta de protección y lo vemos más como un gasto. Esto es un error.

Además de cubrir accidentes o imprevistos graves, un seguro de coche ofrece en sus coberturas ampliadas un buen número de elementos de protección para situaciones más habituales de lo que podríamos pensar. Situaciones que, de hacerse cargo desde el bolsillo del propio asegurado, podría suponer un coste muy elevado. Además de, por supuesto, la responsabilidad ética y moral de circular asegurado no sólo nuestra profesión sino la protección de los demás.

A la hora de valorar el precio, y tras la aplicación de los elementos diferenciales que ya hemos citado anteriormente, hay que tener en cuenta que las mayores diferencias de precio se van a dar por la aplicación en mayor o menor medida de las coberturas o el alcance de las mismas.

Esto es muy importante ya que aunque los seguros online puedan ser más baratos generalmente, la diferencia de precio no es tan elevada como podríamos pensar, y, si lo es en el caso de seguros con coberturas recortadas o con límites en forma de franquicias o carencias.

Por tanto el precio más barato siempre se va corresponder a los seguros de coche con las coberturas más básicas, incluyendo la responsabilidad civil obligatoria, asistencia en viaje, seguro de conductor y defensa jurídica.

A partir de estas coberturas básicas los servicios que vayan contratándose añadidos son los que encarecen la póliza, por ejemplo, la cobertura de lunas que protege los cristales del vehículo. Estas coberturas pueden ser interesantes en relación al precio que ofrece, por ejemplo la cobertura de lunas es muy habitual y generalmente se contrata asociada a un seguro a terceros, sin embargo, cuando queremos reducir el precio de la póliza es en este tipo de servicios donde debemos prestar más atención.

Tres cosas que pueden encarecer o abaratar el seguro de coche

Además de todo lo que hemos visto hasta ahora hay tres elementos que también es importante tener en cuenta porque pueden encarecer o abortar tu seguro de coche de manera notable.

En este artículo te mostramos todo lo que hay que saber sobre los seguros para bicicletas

SEGUROS DE COCHE

Los servicios extra o la protección extra

Los seguros generalmente vienen a contemplar aquellos servicios basados en los artículos de serie en el vehículo. Esto significa que las mejoras o que determinados elementos no incluidos de serie puedan no ser cubiertos por el seguro y por tanto, si queremos protegerlos, deberían ser asegurados aparte.

Esto podemos verlo claramente cuando incorporamos a nuestro vehículo determinados dispositivos tecnológicos externos que no van a quedar incluidos en la protección del seguro, excepto si se contrata expresamente dicha protección.

Anteriormente ya hemos visto por otro lado como la incorporación de coberturas como robo, incendio o lunas debe ser contratadas expresamente en los seguros a terceros y son un elemento que contribuye a aumentar el precio del seguro.

Franquicias

Las franquicias son un mecanismo de abaratamiento de las pólizas pero a cambio de que el asegurado asuma determinados costes.

El ejemplo más claro lo tenemos cuando se produce un siniestro y tenemos una franquicia en nuestro seguro, por ejemplo de 300 €. Supongamos que el coste de reparación o indemnización es de 700 €, nosotros como asegurados deberemos cubrir los 300 primeros euros y será la compañía que cubra el resto.

La franquicia abarata bastante la póliza, pero, a cambio hace que tengamos que asumir ese coste cuando necesitamos acudir al seguro por tanto es muy importante valorar bien su impacto y lo que supone.

Bonus y malus

Se trata de primas o penalizaciones que se asignan al coste del seguro. Obviamente las bonificaciones se obtienen por un historial de siniestralidad bajo mientras que las penalizaciones ocurren por todo lo contrario.

Los bonus habitualmente se notan mucho más cuando cambiamos de compañía aseguradora. Sin embargo, hay que tener en cuenta que generalmente los mejores bonus vienen de la mano de los seguros con franquicia por lo que no siempre acaban compensando.

Las penalizaciones pueden darse, y de hecho se notan más, en la misma compañía aseguradora en la que nos mantenemos durante tiempo, sin embargo, ten en cuenta que nuestro historial de siniestralidad nos acompaña allá donde vayamos en cuanto a seguro de coche se trata.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *