Publicidad

¿Cómo acertar con el seguro de hogar?

Que los seguros de hogar son necesarios es algo fuera de duda. Es cierto que en ocasiones nos excedemos o nos quedamos cortos en el volumen de coberturas necesarias, lo que da pie a pensar que tal vez este producto sea menos necesario de lo que realmente es, sin embargo, se trata de un modelo de aseguramiento básico y que, realmente, resulta imprescindible.

En nuestro país algo más de un 20% de viviendas no cuentan con seguros de hogar. En principio se debiera asociar este modelo con las viviendas no hipotecadas en las cuales, al margen de la responsabilidad civil, no existe obligatoriedad para el aseguramiento. Sin embargo, si tenemos en cuenta el volumen de siniestros declarado anualmente en nuestro país en las viviendas aseguradas, que en el año 2013 superaba los 5.5 millones anuales, nos damos cuenta de que efectivamente estamos ante una necesidad más que una opción.

Descubre las características de los seguros para viaje

Seguro de hogar

¿Pero cómo acertar con un seguro de hogar?, esta es una pregunta no muy sencilla de responder ya que de algún modo nos hemos acostumbrado en las últimas décadas a asociar de manera directa el seguro de hogar a la hipoteca contratada, algo que, excepto en casos muy concretos no debiera darse en favor de ajustar el seguro realmente nuestra necesidad y no a otros factores.

No todos los seguros ni todas las viviendas son iguales

Si tomamos como referencia los seguros de salud, daremos por bueno el hecho de asociar un tipo de seguro diferente por ejemplo para un perfil de un joven soltero que para las coberturas relativas a una familia de mediana edad con hijos adolescentes, esto, que en este caso no resulta extraño, a veces se nos olvida en relación a la vivienda, es decir, hacemos tabla rasa en el seguro a contratar sin profundizar si realmente ese seguro tiene que ver con nuestra vivienda o no.

Sin ningún género de duda lo primero que debemos tener en cuenta es aquello que deseamos proteger y las coberturas que entendemos son imprescindibles para nuestro hogar. Los seguros de hogar nos ofrecen tres grandes segmentos de coberturas:

  • La estructura y construcción que se denomina continente
  • Los bienes que poseemos dentro de la vivienda que se denomina contenido
  • La responsabilidad civil

De la combinación de estas áreas es de donde realmente el usuario debiera sacar el perfil de seguro que más le convenga. Teniendo en cuenta que todas ellas podrían contratarse por separado, combinadas, los llamados seguros multi riesgo a la carta en los que es posible configurar unas u otras áreas a partir de coberturas elegidas en todas ellas

Continente si continente no

Esta es una duda muy común cuando deseamos contratar un seguro de hogar. Antes de formalizar su incorporación al seguro debemos tener en cuenta los valores que este área nos proporciona, obviamente todo lo relativo a posibles problemas en la estructura del hogar se encontrarán dentro de estas coberturas por lo que, por ejemplo, cuestiones como paredes, tejados, tuberías pueden fácilmente encontrarse dentro de lo asegurado.

Aquí entra en juego también la consideración del tipo de vivienda y la confianza que el usuario pueda tener en la estructura y las cavidades de la misma lógicamente, sin embargo, la recomendación es que al menos en niveles básicos el continente también esté incluido dentro de seguro.

Qué tener en cuenta al contratar un seguro

La importancia del RC

Seguros de hogarA priori todos tenemos clara la importancia de los seguros en relación al continente y al contenido, por lo que rápidamente deducimos puede afectar nuestro bolsillo. Sin embargo, no debemos dejar de lado la importancia de la responsabilidad civil, al contrario, siempre debemos tener en cuenta este área de aseguramiento ya que es el que en un momento dado responderá ante el coste de reparación de los daños que nuestra vivienda o los habitantes de la misma pueda causar a un tercero, situaciones muy comunes por ejemplo son las inundaciones provocadas por grifos abiertos olvidados que pueden generar gastos elevados que de no estar contemplados en una cobertura serían gravosos en exceso para nuestros bolsillos.

Otras opciones configurables

Hoy en día los seguros de hogar son cada vez más elásticos, esto significa que vamos a poder incluir en las coberturas elementos que antaño ni se contemplaban, cuestiones como por ejemplo las coberturas relativas a las mascotas, o la posibilidad de cubrir de manera específica determinados contenidos de la vivienda con sobre aseguramientos que otorguen un valor especial a dichos elementos.

Un ejemplo de lo anterior podría ser los seguros que contemplen por ejemplo los robos de joyas o bienes de valor. Obviamente este aumento de las coberturas repercute de manera directa en el coste de las pólizas.

¿Todas las viviendas son iguales a la hora de asegurar?

No rotundo. No es lo mismo en absoluto el volumen de cobertura en la casa primera vivienda en la que se hace vida constante al volumen de cobertura necesaria una segunda vivienda en la que sólo se realizan estas espaciales, del mismo modo, no son iguales las coberturas necesarias en caso de un seguro para la vivienda propia que las que debieran poseerse en un seguro para vivienda de alquiler…

Esto nos lleva a afirmar que, como decíamos al comienzo del artículo, el valor principal para la medida del tipo de seguro que necesitamos es la unión entre el tipo de vivienda que queremos asegurar y el modelo de seguro que entendemos esta vivienda necesita.

seguros-de-hogar

 El precio en los seguros de hogar

Es evidente que existen muchos factores que influyen en la elección del seguro de hogar. El precio del seguro por supuesto es uno de estos factores, pero, a veces, pesa más de lo que debiera.

Dentro de la enorme competencia entre las compañías aseguradoras el precio se ha convertido en un caballo de batalla. Pero, como usuarios debemos tener claro que nadie regala nada, es decir, cuando nos encontramos con precios anómalamente bajos, con toda probabilidad hay elementos que tienen que ver en el precio. Elementos que pueden ir desde una menor cantidad de coberturas hasta cuestiones añadidas como las franquicias o la ausencia de responsabilidades dentro de determinados servicios, que habitualmente asociamos de manera inmediata al seguro.

Hemos existido a lo largo de todo el texto en la importancia de contratar seguros de hogar que se ajusten realmente a lo que necesitamos. Éste sería siempre el punto de partida básico para poder analizar el precio: teniendo claro lo que necesitamos asegurar y como deseamos asegurarlo podemos comenzar una comparativa de precios realista, basada en necesidades y no sólo en ofertas.

Es evidente que el equilibrio entre coberturas/precio/necesidad de aseguramiento es la clave de un buen acierto en la contratación del seguro. Por ello, concederle importancia al precio del seguro sí, basarnos exclusivamente en el precio del seguro para su contratación nunca.

Seguros vinculados o seguros independientes de las hipotecas

Este es un debate recurrente, y, no siempre con una respuesta clara. Una parte muy importante de las hipotecas que se ofrecen en la actualidad vinculan sus mejores condiciones a la contratación de diversos productos en paralelo, entre ellos los seguros de hogar.

Obviamente cuando adquirimos este compromiso, es decir cuando nos beneficiamos una bonificación gracias a la contratación de un seguro, adquirimos una obligación respecto a dicha contratación. Esta obligación suele además llevar consigo unos periodos de permanencia determinados, en algunos casos superiores a los cinco años.

Evidentemente estos seguros vinculados no tienen por qué ser siempre ni los más adecuados para nuestro interés como asegurados de los más baratos, de hecho no suelen serlo. Es importante tener claro que nuestra vivienda necesita un seguro de hogar mínimo según ley, pero este seguro no es obligatoriamente el que nos ofrezca la entidad que proporciona el préstamo hipotecario. Esto es muy importante ya que si no deseamos beneficiarnos de vinculación alguna, o si deseamos contratar otro seguro de hogar en otra entidad debiéramos poder hacerlo con entera libertad. Sin embargo, es cierto que vamos a encontrarnos en ocasiones problemas para ello o determinadas presiones por parte de las entidades financieras para contratar con ellas también estos seguros.

Hay que tener claro que, del mismo modo que no siempre puede ser los seguros más adecuados, es cierto que antes de tomar decisiones merece la pena analizar la propuesta. En el análisis de la propuesta de estos seguros vinculados siempre deberías tener en cuenta la bonificación que te ofrecen. Es importante esta bonificación ya que puede marcar la diferencia entre un seguro que, en global, te resulte adecuado y otro que no. Por ejemplo, si el ahorro que supone la bonificación en la hipoteca es superior al ahorro que te supondría contratar otro seguro en las mismas condiciones estás ante una propuesta interesante.

Por tanto, ni aceptar de manera inmediata los seguros vinculados ni desecharlos tampoco automáticamente. Como siempre conviene antes de tomar decisiones financieras, el análisis es la base de una buena elección.

 

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *