Publicidad

Cómo saber qué seguro de salud es el mejor para tu familia

Elegir un seguro de salud es una decisión importante, si además, se trata de un seguro de salud familiar las variables que intervienen son más y hay que saber distinguir cuál es el seguro que más le conviene a tu familia.

seguros de salud

Hoy en día, y de manera creciente, entendemos los seguros de salud como herramientas interesantes que aportar un mayor nivel de protección a nuestras familias. Aun viviendo en un país en el que la seguridad social, comparativamente con países cercanos, proporciona un nivel de atención elevado, es cierto que los seguros de salud, sobre todo en familias con niños, pueden ser tremendamente eficaces para agilizar procesos, y cubrir gastos no considerados a partir de determinadas edades como los derivados de la salud bucodental.

Sin embargo, la elección de estos seguros es más compleja que, por ejemplo, la elección de seguros de vida donde realmente se trata de elegir un importe de indemnización y una cuota asequible. En el caso de los seguros de salud hay que tener en cuenta una serie de elementos clave que vamos a repasar a continuación.

La modalidad del seguro

Obviamente lo primero que deberíamos tratar de determinar es el tipo de modalidad de seguro que más nos conviene para nuestra familia. Hoy en día el mercado asegurador ofrece una enorme variedad de diferentes tipos de seguros de salud que, a su vez, ofrecen muchísimas coberturas y opciones añadidas. Lógicamente lo primero que se impone es tratar de determinar qué es lo que necesitamos y quien nos ofrece lo que necesitamos será un segundo paso.

Dentro de las diferentes modalidades de seguro de salud que vas a encontrar hay que distinguir dos grandes grupos, por un lado, aquellos que ofrecen un cuadro médico donde elegir tanto el médico como el centro de salud concertado que más te conviene. Se trata de la opción más habitual. La otra opción sería la que se denomina de reembolso, en este caso tú podrás acudir al médico que desees y, tras recibir los servicios correspondientes y abonarlos, la aseguradora reembolsará un porcentaje del coste. Debes tener claro que este tipo de seguros, en algunos casos, también permite que acudas a especialistas del propio cuadro médico de la aseguradora, en este caso no se asume por parte de la compañía un porcentaje sino el total de los gastos esto sería lo que se conoce como seguro mixto de reembolso.

Como ves cada una de estas opciones tienen ventajas e inconvenientes, obviamente, los costes e un modelo o de otro son diferentes en cuanto a la cuota del seguro, pero los costes derivados de la atención recibida también son diferentes según el modelo de aseguramiento que hayas elegido para tu seguro de salud familiar.

En este post te mostramos varias ideas para poder ahorrar en seguros

Las coberturas del seguro

Tras haber elegido la modalidad que más te interesa deberás prestar mucha atención a las coberturas que los diferentes seguros te ofrecen. Obviamente esto es un punto clave si vas a realizar comparativas entre diferentes seguros de salud familiar.

Aquí hay que tener en cuenta que aunque el precio es un elemento, obviamente, a valorar, no debería ser el motivo por el que te ríes de manera exclusiva. Realmente los mejores seguros van a ofrecerte una combinación de coberturas profundas y precio ajustado, tal vez no el más bajo pero en la relación protección/precio si el mejor.

Las coberturas más habituales que deberías tener en cuenta se englobarían dentro de estos grupos

  • Medicina primaria
  • Asistencia especializada
  • Hospitalización
  • Programas de salud especializados
  • Coberturas varias

Es clave que sepas que, hoy en día, la gran mayoría de estos grupos de coberturas pueden ser perfectamente configurables en algunas propuestas de seguros, pero, no en todos por lo que conviene que compruebes aquellas propuestas en las que más flexibilidad se te ofrezca.

Debes también determinar si realmente necesitas coberturas de todos estos grupos y, también, cuáles de ellas son estrictamente fundamentales. Asegurarte por encima de lo que necesitas realmente sólo se traduce en general más gasto en tu póliza, lo verdaderamente eficaz es proteger aquello que realmente necesitas y, en todo caso, ir revisando el contenido de tu póliza con el paso del tiempo.

La compañía de seguros

Una vez determinado todo lo anterior llegará el momento de analizar no sólo lo que se nos propone sino quien nos lo propone. Esto también resulta muy importante ya que en la actualidad el panorama asegurador ha crecido de manera exponencial.

Generalmente las compañías aseguradoras con trayectoria larga y muy establecidas, con amplio volumen de clientes, son opciones fiables y a tener en cuenta. Por supuesto existen otras opciones, pero, como ocurre en casi todos los frentes una trayectoria sólida es una buena garantía para cualquier cliente. En cualquier caso merece la pena explorar el mercado ya que las nuevas ofertas que utilizar Internet como plataforma básica de su funcionamiento pueden, para algunos perfiles concretos, resultar muy interesantes.

También, dentro del análisis de la compañía aseguradora, es interesante valorar si ésta nos propone una implantación relativamente cercana, es decir si tenemos oficinas o atención al cliente cerca de nuestra residencia, o si cuenta con centros médicos propios o concertados en un radio relativamente próximo a donde vivimos. También si estos centros son especializados o si se combinan las especialidades y, lógicamente, si estas especialidades son necesarias para nuestras coberturas.

Un ejemplo muy claro es el seguro dental incorporado a nuestro seguro de salud familiar. La atención en este aspecto, sobre todo para las familias con hijos es básica. Aquí debemos valorar tanto tener las coberturas incorporadas como los profesionales que se nos proponen como base de la atención.

Descubre en este artículo qué son y cómo funcionan los seguros de protección de pagos.

Otras consideraciones al valorar el seguro

Siguiendo adelante con los elementos clave a la hora de valorar el seguro de salud familiar nos vamos a centrar en dos que nunca debes dejar de estudiar.

El primero de ellos es la incorporación de opciones de pago o de copago en los servicios médicos incluidos en la cobertura. Habitualmente en los seguros de cuadro médico podemos encontrar algunos copagos. Estos copagos se basan en cantidades bajas, ya indicadas en el propio contrato de aseguramiento. En cualquier caso, obviamente, es algo que debes tener en cuenta para poder valorar los costes en los que puede moverse tu seguro en caso de uso de las coberturas.

También es importante que tengas en cuenta los periodos de carencia que tu seguro te va a proponer. El periodo de carencia es el periodo de tiempo que transcurre entre la firma de la póliza y la entrada en vigor de las coberturas de la misma. Esto no es automático, y en algunos casos determinadas coberturas pueden no entrar en vigor hasta unos meses después. Se trata de medidas de protección anti uso fraudulento de los seguros.

Valorar precio del seguro de salud familiar

Ya hemos visto anteriormente que el precio como es lógico va a resultar importante a la hora de elegir tu póliza de seguro familiar, pero, lo hemos dejado para el final por un motivo evidente. Y es que, teniendo su importancia, si no hemos realizado los pasos anteriores y determinado claramente cuál es el seguro que más nos conviene y nos dejamos llevar exclusivamente por la valoración del coste de la póliza, probablemente acabemos eligiendo un seguro poco adecuado.

Es mejor elegir primero el tipo de seguro que necesitamos, y después, de entre todas las propuestas que nos hagan las aseguradoras, buscar aquella que más se ajuste a nuestro precio que hacerlo al revés, ya que, probablemente, de hacerlo al revés no sólo no encontraremos lo que busquemos sino que contratemos lo que no necesitamos.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *