Publicidad

Los gastos más importantes que tendrás en tu vida

En este artículo, analizaremos tres de los gastos más importantes que vas a tener que asumir a lo largo de tu vida.

SEGUROS DE AHORRO

Por suerte, cada vez somos más conscientes de la importancia que tiene ahorrar, ya sea gestionando el dinero de una forma racional, gastando lo justo y necesario, a través de las cuentas remuneradas, o cualquier tipo de opciones que nos produzcan rentabilidad.

Desgraciadamente, muchas veces no somos capaces de ir más allá de la toma de conciencia, de manera que no ponemos realmente en práctica aquello que nos hemos propuesto. Está claro que lo que principal para ahorrar es gastar menos, pero precisamente para poder llevar esto a cabo, es importante saber en qué gastamos más.

Podemos pensar que es suficiente con hacer frente a los gastos hormiga o a otro tipo de gastos imprevistos que resultan innecesarios, sin embargo no vamos a ser capaces de conseguir optimizar nuestra economía si no somos conscientes de los mayores gastos que nos van a abordar en nuestra vida y de cómo podemos abordarlos.

El primero de estos tres grandes gastos, es la vivienda. No importa si tu plan es comprar una casa o pagar un alquiler, en cualquier caso vas a tener que hacer frente a un gasto importante y muy duradero. Y, por supuesto, no va a ser lo mismo que asuma este gasto una persona joven que se va a independizar por primera vez, a una persona de mediana edad, puesto que esta segunda persona ya ha pasado por este gasto y para ella va a resultar mucho más sencillo comprender el impacto del coste de una vivienda, ya simplemente porque puede calcularlo a través de su experiencia.

Por ello, y siendo conscientes de que este va a ser uno de los gastos más importantes en nuestra vida, es lógico comenzar a planificar cuanto antes nuestros posibles objetivos a corto, medio y por supuesto, largo plazo.

Lo que hay que saber de los seguros para jubilación

SEGUROS PARA JUBILACION

Los gastos que no controlas

Te recomendamos que comiences por acudir a aquellos ámbitos de gasto donde te desenvuelvas de una forma realmente cómoda, o lo que es lo mismo, no intentes abarcar más de lo que puedas. Es importante que tengamos en cuenta que el coste de la vivienda no sólamente trata del precio del alquiler o de la hipoteca.

Para aquellas personas que son propietarias, aparecen los impuestos, pero además los gastos de consumos, servicios, etc. Por lo que, al hablar del coste total que te va a ocasionar el hecho de poseer una vivienda, debes tener presente todos los gastos a los que nos referimos. Si llegas a superar el 30% del presupuesto que habías destinado exclusivamente a los gastos de tu vivienda, estás entrando en un terreno peligroso. Y si te encuentras por encima de ese porcentaje, es recomendable que comiences a disminuirlo cuanto antes mejor.

En segundo lugar, tenemos el transporte. Resulta ser un gasto al que no acostumbramos a prestar demasiada atención, no obstante, con el paso del tiempo termina por ser uno de los más importantes. Recuerda que no sólo nos estamos refiriendo al coste de tus desplazamientos, sino al de toda la familia al completo.

Nos referimos también a la adquisición de vehículos, del coste de mantenimiento y reparación de los mismos, coste de los seguros, además de los gastos extra, como roturas o accidentes. Por supuesto aquí también incluimos los costes que generemos con cualquier otro tipo de transportes a lo largo de nuestra vida.

Debes procurar que en general, tus gastos totales de transporte no superen nunca el 10% de tus ingresos brutos, algo que realmente no es nada sencillo. De la misma forma que ocurre con la vivienda, solemos ser poco realistas respecto a la búsqueda de productos, prestamos poca atención al impacto que sufriremos a largo plazo.

Lo mejor es buscar los métodos de transporte más adecuados para ti y tu familia. En caso de disponer de un vehículo propio, ahorra dinero con un buen mantenimiento del coche y no cambies de vehículo si no es estrictamente necesario. Estas son algunas ideas que pueden serte de ayuda en algún momento, y que pueden darte la posibilidad de ahorrarte mucho dinero.

El último gasto más importante que tendrás en tu vida, y probablemente el más complicado de gestionar, es el consumo. Teniendo en cuenta que dentro del consumo estamos incluyendo gastos básicos, como la alimentación, y también cuestiones relativas al ocio, llegamos a la conclusión de que el consumo es uno de los principales gastos de cualquier economía personal.

Puede que nos resulte siempre más sencillo optar por una casa más barata, o un coche más barato, o usar el transporte público, no obstante siempre nos va a resultar más complicado renunciar a estilos de vida y modelos de consumo que hemos llevado a cabo durante toda nuestra vida.

Lo mejor en estos casos es algo tan sencillo como utilizar presupuestos. Crea un buen presupuesto de gastos e ingresos, aprende a identificar cuáles son esos gastos de los que podrías prescindir, y en su lugar podrías utilizar el dinero para el ahorro de tu futura jubilación, por ejemplo.

Además, puedes optimizar tus compras, planificando bien todos tus gastos y evitando el uso compulsivo de modelos de consumo. La clave está en dejar que nuestra economía se guíe más por cubrir de forma correcta nuestras necesidades fundamentales, que por generarnos nuevas necesidades.

 

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *